Día Mundial de la Salud: cobertura sanitaria Universal y Salud Mental

Con el lema “La salud para todos”, la Organización Mundial de la Salud (OMS) celebra el 7 de abril de 2018 el Día Mundial de la Salud. A través de esta campaña, la OMS solicita a los líderes mundiales que adopten un compromiso firme para implementar acciones concretas que promuevan la salud de todas las personas, garantizando una cobertura sanitaria universal (CSU).

La campaña pretende aumentar la concienciación pública sobre el desafío que supone la salud mental para el desarrollo de los países y sobre los costes económicos y sociales asociados a la inacción, así como fomentar la reflexión sobre los beneficios económicos y sociales de invertir en salud mental e identificar formas para que las partes interesadas actúen en todos los sectores con el objetivo de que la paridad entre los problemas de salud mental y física  sea una realidad y no un ideal distante.

Tal y como señala el Banco Mundial, para cumplir plenamente el objetivo de la cobertura universal de salud en todo el mundo, es fundamental integrar los servicios de prevención, tratamiento y atención de salud mental, junto con los mecanismos de apoyo psicosocial, en programas accesibles de prestación de servicios sanitarios y asignándoles la correspondiente protección financiera. Además, los responsables sanitarios y líderes políticos deberían identificar los «puntos de entrada» en todos los sectores para ayudar a abordar los factores sociales y económicos que contribuyen al inicio y la perpetuación de los trastornos de salud mental y establecer las siguientes líneas prioritarias de actuación:

  • Aumentar visiblemente los recursos destinados a la atención a los trastornos mentales, tanto a nivel nacional como internacional (incluido en el ámbito de la migración, la ayuda humanitaria, la inclusión social y la reducción de la pobreza, y la protección de los derechos humanos y la cobertura universal de salud. A este respecto, el Banco Mundial advierte de que se necesita un fuerte liderazgo para hacer de la salud mental una prioridad, comprometerse con servicios innovadores y de calidad, canalizar recursos hacia los sistemas de salud mental y fortalecer los servicios comunitarios.
  • Introducir o reforzar los programas que promuevan y protejan el bienestar mental en los servicios generales de salud (atención integrada), en el ámbito escolar y en los planes de estudio (habilidades para la vida) y en el ámbito laboral, así como promover una mejor coordinación entre estos sectores.
  • Destinar recursos adicionales para implementar programas comunitarios de salud mental y fortalecer el tratamiento general de los trastornos mentales como parte de la realización progresiva de una cobertura sanitaria universal.

En definitiva, el Banco Mundial pretende que la salud mental deje de considerarse un sector periférico y pase a ocupar el centro de la agenda mundial para el desarrollo. Invertir en acciones para mejorar el tratamiento a los problemas de salud mental, lejos de ser un gasto económico, supone invertir en capital humano, lo que repercute positivamente a medio y largo plazo en la mejora del desarrollo y progreso económico de los países.

Fuente:

Banco Mundial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *